Report-Car
Análisis y Gestión de Soluciones
Análisis y Gestión de SolucionesAcerca de Report-CarQué HacemosNuestros Clientes¿Sabía Usted que...?EnlacesContacto
¿Sabía Usted que...?
 
Santiago Choya Amigos y seguidores de Report-Car:
 
Quiero agradeceros vuestro interés por nuestra Web. En esta página iremos escribiendo artículos con curiosidades, datos técnicos u otros que consideremos puedan ser de interés para vosotros, a los que podéis contestar y opi-nar desde nuestra sección CONTACTO; tendremos muy en cuenta todas vuestras sugerencias.

Santiago Choya.
Perito Judicial Colegiado Nº 430
A.E.I.P.J. VA/003/1

LOS INCENDIOS
 
Si ya manifestamos en el artículo anterior que los accidentes de tráfico son un lastre para la sociedad, los incendios no son para menos.
 
No podemos negar los beneficios que viene aportando a la humanidad el descubrimiento del fuego, siempre que esté controlado y se utilice para el bien común.
 
Por lo contrario no podemos ignorar el daño que provoca a la sociedad el arsonismo o incendio provocado, tanto en pérdidas humanas como en coste económico y medioambiental, ya sea producido por incendiarios o por pirómanos; para diferenciarles podemos decir respecto a los primeros que se trata de personas cabales que se mueven por intereses, bien de tipo económico o de otra índole, y los segundos por alteración sus facultades mentales, pero el resultado final de la acción es el mismo, se estima que en el mundo más de un tercio de los incendios son provocados.
 
Bien es cierto que no todos los incendios son provocados; también pueden ser fortuitos, entre otros los que interviene la electricidad o los fenómenos atmosféricos, pero todos suelen dejar huellas (horizonte del humo, horizonte de calor, cono  de fuego, cortocircuitos, uso de acelerantes, etc.).
 
Los incendios en los automóviles se estima que suponen aproximadamente el 17% de los incendios conocidos, siendo la gran mayoría provocados, por ello la labor del investigador es fundamental para determinar el origen y la causa del incendio.
 
Los investigadores, además de sus propios sentidos, formación y experiencia, cuentan con diferentes medios para la investigación, siendo el más eficaz el uso de perros adiestrados para la recogida de muestras, que posteriormente serán llevadas al laboratorio para un análisis cromatográfico de gases.
 
Ni qué decir tiene que quien provoca un incendio aun siendo por imprudencia, además de afrontar la responsabilidad civil que le corresponda, está considerado en el Código Penal como delito y puede ser castigado con pena de privación de libertad y multa.
Los Incendios

EL POR QUÉ Y EL CÓMO DE LA RECONSTRUCCIÓN DE ACCIDENTES DE TRÁFICO

Partimos de que el accidente de tráfico es un hecho eventual que involuntariamente resulta con daño para las personas o cosas, en el que está implicado al menos un vehículo en movimiento, y ha ocurrido en vía pública o terreno de uso público según Legislación vigente.
 
Los accidentes de tráfico son un lastre importante para nuestra sociedad; lamentablemente en muchos de los casos existen victimas mortales o con lesiones muy graves cuyas secuelas padecen a lo largo de su vida, además de daños materiales de coste elevado, todo ello acompañado de responsabilidades tanto civiles como penales que han de ser depuradas.
 
Por todo ello en algunos casos es necesario recurrir a la reconstrucción del accidente con el fin de que añada luz a los acontecimientos ocurridos.
 
Son muchas las ocasiones en que las partes afectadas encargan reconstruir el accidente, bien para su defensa, para reclamar indemnizaciones, o para aclarar situaciones que no están del todo claras.
 
Por otro lado también las reconstrucciones pueden ser solicitadas por los Tribunales de Justicia, para que los Jueces puedan valerse de profesionales que aporten datos basados en estudios científicos y prácticos, ajenos al conocimiento del Derecho, que le ayuden a dar solución a un hecho en litigio.
 
La reconstrucción comienza con una investigación exhaustiva y un minucioso estudio de elementos que han contribuido a la ocurrencia del accidente. William Haddon diseñó un modelo para recopilar datos de una manera ordenada, como principio básico.
 
Una vez recopiladas huellas, vestigios y datos, entre otros, longitud de huellas de frenada (si existen), estado del pavimento, marcas en el pavimento, climatología, estado de los neumáticos, nº de ocupantes de los vehículos, lesiones de las personas, peraltes y desniveles de las carreteras, daños en vehículos, trayectorias y puntos finales de vehículos, etc.
 
Una vez obtenidos todos los datos, iniciamos el cálculo de velocidades, y para ello recurrimos principalmente a la aplicación de fundamentos físicos basados en el principio de conservación de la energía: realizaremos cálculos en base a la energía cinética, energía de rozamiento y energía de deformación.
 
Una vez calculadas las distintas velocidades, así como la recopilación de medidas y datos, estaremos en disposición de retrotraer lo ocurrido a su punto de inicio, que una vez elaborado el informe, posteriormente lo reconstruiremos virtualmente en tres dimensiones para ser mostrado en vídeo; ello dará una visión más gráfica de lo ocurrido para una mejor comprensión.
El por qué de las reconstrucciones

¿QUÉ ACEITE HE DE AÑADIR AL MOTOR DE MI AUTOMÓVIL?

Las cuestiones relacionadas con aceites de motor del automóvil son un tema complejo para tratar de desarrollar con pocas palabras y en profundidad; por ello os voy a dar mi humilde opinión al respecto sobre conceptos básicos, y dejo el desarrollo más complejo para los excelentes profesionales químicos que trabajan en las refinerías.

Vamos a comenzar con una pequeña introducción para comprender un poco mejor la importantísima misión que tiene el aceite en el motor de nuestro automóvil.

El aceite, además de otras, cumple dos misiones básicas: engrasar y refrigerar. Teniendo en cuenta que la materia prima de los aceites es la misma (petróleo), la diferencia la encontramos en el proceso de destilación y en los aditivos que se le añaden.

 

Entre otros:

  •  Aditivos para proteger las superficies metálicas, que evitan el desgaste de las mismas y son anticorrosivos.
  • Aditivos para mejorar el rendimiento, como detergentes y dispersantes que amplían el índice de viscosidad
  • Aditivos para proteger el lubricante, como antiespumas y antioxidantes que alargan la vida útil del aceite. 

Las exigencias actuales del mercado (intervalos de mantenimiento más largos), los nuevos motores y elementos adicionales (catalizadores, filtros de partículas, Válvula EGR, etc.), condicionan a los fabricantes de lubricantes a diseñar aceites que además de cumplir con la normativa vigente, sean respetuosos con el medio ambiente y puedan trabajar en las condiciones más extremas.
 

Debemos de diferenciar principalmente dos tipos de aceites:

  • Aceites minerales.
  •  Aceites de base sintética (el uso de este aceite es el más extendido).  

También hemos de tener en cuenta la viscosidad del lubricante (espesor), que viene dada por un número seguido de W y otro numero (Ej. 5W30); ello nos da el grado de espesor del aceite a diferentes temperaturas. En la etiqueta del envase encontraremos todas las especificaciones.
 

Bien, con estas pequeñas pinceladas sobre el aceite, ahora  debemos responder la pregunta de cabecera mediante los siguientes pasos:

 

  1. Buscar en el libro de instrucciones de nuestro vehículo qué tipo de aceite recomienda el fabricante, para intentar reponer con uno que cumpla las mismas especificaciones, indistintamente de la marca.
  2. Si no encontramos uno similar, rellenaremos con otro; ello nos mejorará o degradará las prestaciones del que contiene nuestro motor en función de si el que hemos añadido es superior o inferior al que lleva nuestro vehículo.
Concluyendo:

En caso de necesidad los aceites se pueden mezclar entre sí, siempre para salir del apuro y poder circular.
¿Qué aceite he de añadir al motor de mi automóvil?

ABANDONO DE VEHÍCULOS EN LOS TALLERES

Con cierta frecuencia nos dejan un vehículo en el taller y una vez reparado o sin reparar avisamos al propietario y no pasa a retirarlo.
Ni que decir tiene que, una vez avisado fehacientemente el propietario y no retirado el vehículo en el plazo de tres días, el taller puede cobrar los dere-chos de estancia y custodia (R.D. 1457/86) al precio que tenga establecido y expuesto al público.
Además de todo esto, si necesitamos sacar el vehículo de nuestras insta-laciones, la Ley 18/2009 de 23 de noviembre, sobre la reforma de la Ley de Seguridad Vial en materia sancionadora, introduce un artículo nuevo para dar solución a este problema:
Artículo 86. Tratamiento residual del vehículo.
 La Administración competente en materia de gestión del tráfico podrá ordenar el traslado del vehículo a un Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos para su posterior destrucción y descontaminación:

     c) Cuando recogido un vehículo como consecuencia de avería o accidente del mismo en un recinto privado
su titular no lo hubiese retirado en el plazo de dos meses.

En este supuesto, el propietario del taller deberá solicitar de la Jefatura Provincial de Tráfico autorización para el tratamiento residual del vehículo. Además de otra documentación, a estos efectos  deberá aportar la docu-mentación que acredite haber solicitado al propietario del vehículo la retirada de su recinto.
Con anterioridad a la orden de traslado del vehículo, la Administración requerirá al titular del mismo advirtiéndole que, de no proceder a retirarlo en el plazo de un mes, se procederá a su traslado al Centro Autorizado de Tratamiento Residual.
Abandono de Vehículos

ANTICONGELANTE

¿Cuántas veces nos hemos preguntado qué anticongelante lleva mi vehículo?
¿Con cuál tengo que rellenar?
 ¿De qué color?
 ¿Para cuántos grados?
Lo primero que debemos de conocer es la función que desempeña el anti-congelante en el motor de nuestro vehículo.
Sencillamente, y sin perdernos en extensas explicaciones, la función que debe de cumplir el líquido refrigerante del motor (anticongelante comúnmente dicho) es la siguiente:
  • Que sea un buen conductor térmico y a la vez refrigerante, para que con ayuda de otros elementos (termostato, bomba de agua, etc...) estabilice al motor a una temperatura ideal (95 grados centígrados), capaz de permitir a éste conseguir una combustión optima.
Esto simplemente lo podemos conseguir con agua, pero a motor parado y por debajo de cero grados debemos evitar que el líquido refrigerante se solidifique (se hiele); por ello es necesario añadir al agua un anticongelante.
 
El más utilizado en automoción es el Etilenglicol. Este componente, además de ser anticongelante, cumple una función muy importante: elevar el punto de ebullición y con ello evitar la cavitación (burbujas de vapor que provocan erosión en los metales).

ANTES DE COMPRAR, LEER LA ETIQUETA
Dicho esto y para concluir: en el mercado encontramos garrafas de líquido refrigerante ya mezclado agua desmineralizada con diferentes aditivos anti-congelantes y antioxidantes, que en el momento de elegir y olvidándonos del color (el color es un colorante que echa el fabricante), debemos tener en cuenta que la proporción nunca debe ser inferior al 50%.

Con esta proporción estaríamos protegiendo al motor con -35 grados centí-grados y un punto de ebullición de +145 grados centígrados.
 
Además, teniendo en cuenta que la gran mayoría de los motores están fabricados con aleaciones de aluminio, ha de contener antioxidantes para este metal.
En el caso de encontrarse bajo el nivel de refrigerante, no debemos de añadir solamente agua al vaso de expansión de nuestro vehículo, pues ello rebajaría la efectividad del líquido de refrigeración; siempre debemos rellenar con líquido refrigerante ya mezclado.

"JAMÁS ABRIR EL VASO DE EXPANSIÓN CON EL MOTOR CALIENTE"
 (corremos el riesgo de abrasarnos).
Anticongelante 

NEUMÁTICOS

Los neumáticos vienen a suponer el 1% de los accidentes mortales de tráfico en las carreteras españolas; por ello es vital estar muy pendientes de su estado.

NEUMÁTICOS GASTADOS POR EL EXTERIOR O INTERIOR DE LA BANDA DE RODADURA:

Si observamos unos neumáticos delanteros más gastados por la zona exterior de la banda de rodadura, podemos estar ante una alineación convergente del eje delantero.
 
En el caso de observar los neumáticos delanteros más gastados por la zona interior de la banda de rodadura, estaríamos ante una alineación divergente del eje delantero.
 
También puede suceder en el eje trasero de algunos vehículos que llevan reglaje.
 
En ambos casos se corrige realizando una alineación del paralelo de los ejes, sin olvidar comprobar las caídas y holguras de los bujes. 

NEUMÁTICOS GASTADOS POR EL CENTRO O LOS EXTERIORES DE LA BANDA DE RODADURA:

Si los neumáticos están más gastados por el centro de la banda de rodadura, es síntoma de que los llevamos con exceso de presión.
 
En el caso de estar más gastados por las zonas exteriores de la banda de rodadura, es síntoma de que los llevamos bajos de presión.
 
Simplemente lo debemos de corregir dando la presión correcta indicada por el fabricante de los mismos.
 
DESGASTE POLIGONAL DE LOS NEUMÁTICOS TRASEROS:

En cuanto al desgaste poligonal (taqueados) de los neumáticos traseros, existe bastante polémica de debate sobre cuál es la causa. Se identifica con un ronroneo (ruido similar al de un rodamiento picado) en la zona trasera del vehículo.
 
Nuestra opinión al respecto es que este desgaste puede venir dado por problemas de suspensión, pero en la gran mayoría de los casos se debe simplemente a la fuerza centrífuga del propio neumático que causa esas deformaciones cuando circulamos mayoritariamente por autopistas  a una velocidad elevada y constante, y con poco peso en la zona trasera.
 
Podemos corregirlo en gran medida si colocamos algo de peso en el maletero y montamos unos neumáticos traseros con un índice mayor de velocidad. 

SIEMPRE CONVIENE:
  • Comprobar las presiones regularmente.
  • Comprobar la profundidad del dibujo (mínimo legal 1,6 mm. y aconse-jable 2mm.). Se observa en unos testigos existentes en diferentes zonas entre los canales del dibujo.
  • Comprobar ausencia de grietas o cortes en los mismos.
  • Comprobar ausencia de hernias (bultos) en el flanco del neumático; estos abultamientos son consecuencia de la rotura de las lonas interiores, y suelen aparecer cuando impactamos con bordillos.
  • Llevar los mejores neumáticos en el eje trasero. 
Neumáticos

 
INGENIO

Un conductor escucha ruidos extraños cuando circulaba con su vehículo, por lo que se hace a un lado de la carretera y aparca junto a las tapias de un manicomio.

Justo en el momento de aparcar ve cómo su vehículo hace un ruido y cae de un lado; se acerca a la zona, y observa que se ha soltado la rueda debido a que ha perdido los cuatro tornillos de la misma.

El conductor se echa las manos a la cabeza y se dispone a buscar los tornillos sin éxito alguno, mientras un loco le observa riéndose en lo alto de la tapia.

El conductor, enojado, le mira y le reprocha su actitud: "¿De qué se ríe Ud.?" El loco le contesta: “Yo sé cómo solucionarlo”.
 
El conductor, con poca fe, le dice: "Entonces, ayúdeme".
El loco le propone: "Quite un tornillo de cada una de las tres ruedas y póngaselos a la rueda a la que le faltan los cuatro; con ello puede ir con tres tornillos en cada rueda hasta llegar a un taller".

El conductor, asombrado por la solución aportada por el loco, le dice: "¿Por qué está usted en el manicomio?" El loco le contesta: "Estoy en el manicomio por loco, no por tonto".

LO IMPORTANTE NO ES LO QUE OCURRE, LO MÁS IMPORTANTE ES LO QUE HACEMOS RESPECTO A LO QUE OCURRE.
 Tornillos


Análisis y Gestión de SolucionesAcerca de Report-CarQué HacemosNuestros Clientes¿Sabía Usted que...?EnlacesContacto